Por Patricio Camacho Z

En 1995, en la Presidencia de Sixto Durán Ballén, se creó el Consejo Nacional de Modernización CONAM. Los nombres de Mauricio Pinto y Patricio Peña firman la propuesta del Modelo Mixto; como propuesta de reforma al sistema de Pensiones en el Ecuador. Con principios de Universalidad, Obligatoriedad, Solidaridad, Equidad y sustentabilidad financiera. Pero en cada concepto inician con las palabras “entendida; comprendida; considerada  esta como…”. Es decir que a cada uno de los conceptos que rigen la vida del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social IEES, le ponen un condicionante. Esto porque enmarcan lo que el grupo de empresarios, quiere entender como los principios rectores del IESS.

Han pasado 25 años y la derecha financiera del Ecuador, no ha cesado en el desprestigio del modelo del capitalización colectiva y solidaria del IESS; basado en el modelo bismarkiano de seguro social. Esto es, con el aporte de trabajadores, empleadores y estado.

Y ¿por qué “les brilló el ojo” a la derecha?

Por los ingentes recursos depositados en el IESS, es una de las principales fuentes de ahorro interno; mueve casi el 6% del Producto Interno Bruto (PIB). Ante ello, la derecha económica ha lanzado básicamente dos opciones; la una variante de la otra. A saber, el manejo privado de los ahorros de los trabajadores por parte de las Administradoras de Fondos de Pensiones AFPs. Exactamente igual al modelo chileno; impuesto a sangre y fuego en la dictadura militar de Pinochet. La otra propuesta es el modelo mixto. Que es un hibrido con un período de transición en pensiones y salud. Dejando al Estado el pago de pensiones de los actuales jubilados y los que están a puertas de hacerlo. Y entregando a los afiliados jóvenes en manos de la banca privada para que capitalicen sus ahorros a 35 años; entregando estos recursos a la empresa privada para “que vayan al sector productivo para mover la economía y no tanto al Estado”. Es decir, el ahorro de cada uno de nosotros servirá para beneficio de la empresa privada. Hoy con el membrete de “Consenso Ecuador”; y con el aval de “recogedor de cadáveres” Jorge Wated.

Entre lo que se conoce, los empresarios y el gobierno,  incluirían cambio de tasas de aporte. Y la aportación para el fondo de pensiones subiría del 9,96% al 13,67%, de acuerdo con los últimos estudios actuariales. El porcentaje podría ser menor, alrededor del 11%, si se combina con otras medidas como aumento en la edad de jubilación y cambio en la fórmula de cálculo de las pensiones. En suma, dinero para los empresarios, por 25 años. Suben los aportes; se eleva la edad de jubilación. En salud baja la cobertura y se impone el copago.

Lenin Moreno coherente con su esencia: un gobierno de banqueros y empresarios que se quieren feriar nuestros ahorros de toda la vida.