Por Prof. Raúl Yánez Montero*

Según el diario El Universo (domingo 27 de diciembre), “17.600 jubilados han fallecido en el 2020. Se ha duplicado el número con relación al 2019”, por falta de atención en salud en los hospitales y en el IESS.

De los 3.807 maestros jubilados amparados por el Acuerdo 0144, apenas han sido validadas 1.723 carpetas, y 2.084 maestros se hallan en la incertidumbre y la desesperanza por 4 años. A los maestros que se jubilaron a partir del 1 de septiembre de 2018 no les receptan ni las carpetas. Maestros que se jubilaron en los años 2015, 16 y 17, sus carpetas fueron validadas para pagarles en bonos, pero por la inoperancia de los distritos, al esperar el ejecútese, cumplieron los 70 años, por lo cual debían recibir en efectivo. Hasta ahora ni en bonos ni en efectivo.

Los gobiernos de turno, especialmente Correa y Moreno han incumplido con la Constitución de la República que determina aumentar anualmente en un 0.5 % del PIB cada año hasta llegar al 4%. En la actualidad en salud está en el 2.78 % del PIB. No cumple con la deuda que tiene con el IESS, que asciende a alrededor de 17 mil millones de dólares. En 2019 hubo una disminución de 431.2 millones para salud, con respecto al Presupuesto del año 2018. Existe corrupción, reparto de hospitales, carnés de discapacidades, medicinas caducadas. En lo que respecta a los maestros jubilados existe inoperancia, negligencia de los Ministerios de Educación, Trabajo y Finanzas; se incumple con la 21ª Transitoria de la Constitución de la República, con la Ley del Adulto Mayor.

Todos estos aspectos ha llevado a la muerte a miles de jubilados, a grandes sufrimientos de los maestros jubilados, por lo que alguien tiene que responder por esto, no solo por la pandemia, por lo que necesariamente Rafael Correa y Lenin Moreno como gobernantes debe responder, incluso como crímenes de lesa humanidad, cuando en el Artículo 8 Literal iii del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, dice: “El hecho de causar deliberadamente grandes sufrimientos o de atentar gravemente contra la integridad física o la salud”.

Estos gobiernos deben responder por el alto índice de fallecimientos, de causar dolor y angustia a los maestros jubilados, ante las Cortes Internacionales.