Por Nelson Erazo

Como ya es costumbre cada fin de año, trabajadores y empresarios por convocatoria del ministerio de trabajo se prestan a discutir el incremento salarial, como siempre esto genera gran expectativa en un sector de los trabajadores; sin embargo, como es costumbre también a los empresarios, no les interesa ni están dispuestos a acceder a los pedidos de los trabajadores de elevar el salario para poder cubrir sus necesidades y las de sus familias como señala la Constitución.

Vivimos en un Estado capitalista, donde el capital está por encima del ser humano, donde los dueños de la grandes fábricas, agroindustrias, bancos y grandes negocios,  exprimen lo más que pueden a los obreros para seguir acumulando ganancias y engordar sus jugosas chequeras, basta dos ejemplos: los 270 grupos económicos más ricos en el 2017 tuvieron ingresos por 67.999,8 millones de dólares  y la banca, en los 4 primeros meses del 2019 ganaron 180 millones más, en comparación a los 4 primeros meses del año 2018.

Los legítimos anhelos de los trabajadores quienes buscan se les reconozca su justo derecho de vivir con dignidad y disfrutar de la riqueza que generan con su trabajo y que hasta ahora les ha sido negada, pues la realidad que vivimos los trabajadores es  que con un salario de 396 dólares no alcanzamos a cubrir ni el 60% del costo de la canasta familiar que se encuentra en 719, 88 dólares.

Históricamente los gobiernos y los empresarios han hecho causa común contra los trabajadores, negándoles un salario justo. No hay diferencia entre Correa y Moreno y de estos con los gobiernos de Sixto, Mahuad, Bucaram o Borja.

En la actualidad Moreno mantiene la misma política salarial de los gobiernos del pasado, usa los mismos instrumentos jurídicos creados por de Rafael Correa y sus corruptos ministros de trabajo, Richard Espinosa, Francisco Vaca, Carlos Carrasco, quienes anularon la posibilidad de establecer un incremento salarial como planteamos los trabajadores y establece la Constitución y el Convenio 131 de la OIT, instrumentos legales que se deben tomar en cuenta para el incremento salarial. En ellos se señala que deben contemplarse las necesidades del trabajador y las de su familia, para que el salario del trabajador cubra el costo de la canasta familiar.

Evolución del salario y la canasta familiar.

Año SALARIO CANASTA BASICA DIFERENCIA
2007 170 460,8 290,8
2008 200 500,35 300,35
2009 218 520,77 302,77
2010 240 538,64 298,64
2011 264 561,12 297,12
2012 292 588,88 296,88
2013 318 608,91 290,91
2014 340 632,19 292,19
2015 354 357,68 303,68
2016 366 691,88 325,88
2017 375 701,93 326,93
2018 386 720,53 334,53
2019 394 719,88 325,88

¿Qué ha pasado con la capacidad adquisitiva de los trabajadores?

Es necesario establecer que no existe una política salarial justa que busque la igualdad y equidad entre seres humanos, que garantice el derecho al buen vivir de los ecuatorianos, se suma  que la capacidad adquisitiva de los trabajadores en general se ha ido deteriorando, para la gran mayoría de los trabajadores están congelados en sus sueldos y salarios en el sector privado y público, pues quien gana por encima del salario básico, no recibe incremento salarial. Esto ha determinado que miles de hogares vean con angustia su futuro, más aun si establecemos que cerca del 60% de los trabajadores de las empresas privadas están con salarios entre 400 y 500 dólares luego de trabajar entre 15 y 20 años de promedio, de seguir esta política salarial los trabajadores estaremos condenados a vivir en la pobreza.

Esta política económica que impulsa el gobierno tiene como grandes beneficiarios a los mismos grandes empresarios  favorecidos con la ley de condonación de las multas, intereses y recargos, a quienes han evadido el pago de sus impuestos, a esos grupos que han sacado las ganancias generadas por los trabajadores a los paraísos fiscales, los grandes beneficiados son los 270 grupos económicos que siguen amasando fortunas con la sobre explotación laboral y que insisten en la eliminación de los derechos laborales mediante la flexibilización laboral, esos sectores que presionan por imponer la jornada laboral de 10 y 12 horas, que los fines de semana sean parte de la jornada normal de trabajo para eliminar las horas extras, que persisten en hacer los contratos de prueba para 3 años para los nuevos emprendimientos, así como retornar el trabajo por hora o a la tercerización laboral, acabar con la jubilación patronal a cambio de un supuesto aporte por los años trabajados en las empresas, o quienes hablan de un nuevo código paralelo es decir para los trabajadores actuales con derechos mientras nuestros hijos que serían los nuevos obreros sin derecho a nada.

Los trabajadores sostenemos nuestra propuesta

Mientras la CUT que fue creada por Correa para servirlo, hoy lo hace con Moreno, así como la CTE que hoy esta cogobernando con Moreno y esta distante de las verdaderas aspiraciones de los trabajadores y su realidad.

Por otra parte el Frente Unitario de Trabajadores y el Frente Popular sostenemos la propuesta de que se cumpla el derecho constitucional que dice que el salario cubra las necesidades del trabajador y su familia, por lo tanto, debe incrementarse en un 25% el salario del trabajador. Esta propuesta también establece que debe haber un incremento general de sueldos y salarios de los trabajadores públicos y privados, acompañado del control de los precios de los artículos de la canasta básica familiar.

Son medidas que permitirán recuperar la capacidad adquisitiva y el poder de consumo de los hogares ecuatorianos, contribuirán a la recuperación económica del país y a la generación de empleo en beneficio de los 5 millones y medio de desempleados.

Por otra parte sostenemos que en el combate al desempleo y subempleo la solución no está en la precarización del trabajo mediante la flexibilización laboral; el FUT y el Frente Popular sostenemos la generación del empleo con derechos se realiza con una política productiva y con inversión.

Siempre nos han dicho que en momentos de crisis debemos arrimar el hombro todos, pero ya es hora que los que más tienen entiendan que son ellos los que deben arrimar el hombro repatriando los recursos que tienen en los paraísos fiscales, pagando los impuestos que siempre han evadido, respetando los derechos de los trabajadores, poniendo a funcionar el 100% de la estructura de sus empresas y garantizando la estabilidad de los trabajadores en sus puestos de trabajo.

Los trabajadores sostenemos que es necesario impulsar un nuevo código de trabajo que se sintonice con los convenios internacionales y la constitución, un código del trabajo que proteja al más débil de la relación laboral, para lo cual se requiere el seguimiento de la Organización Internacional del Trabajo la OIT, como organismo que garantice la discusión entre los sectores involucrados en el mundo del trabajo; razón por la cual rechazamos la posición asumida por los empresarios y el gobierno, que buscan es reformar el código laboral en favor de los intereses de la clase dominante, de la burguesía nacional e internacional a pretexto de buscar nuevas inversiones.

Los derechos que tenemos los trabajadores son producto de la lucha, jamás ningún gobierno burgués le ha regalado nada a la clase obrera, por el contrario estos han sido arrancados con la lucha en la calle; por ello es necesario impulsar los procesos de unidad de todos los trabajadores y de ellos con el movimiento indígena y popular, así como también es necesario dar el salto de la lucha reivindicativa, a la lucha política, a la lucha electoral que no es otra cosa que la lucha por el poder, los trabajadores requerimos utilizar todas las formas de lucha para construir su propio porvenir y su emancipación.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.