La equiparación salarial, un derecho ganado

Por: Andrés Quishpe

Coordinador Nacional de UNE

El 12 de julio del 2021 se instaló la huelga de hambre del magisterio en varias provincias del país. Esta medida fue encabezada por el gremio de los docentes la Unión Nacional de Educadores. Una vez más el lenguaje de la unidad, organización y movilización obligó a la Corte Constitucional a declarar constitucional la Ley Reformatoria de Ley Orgánica de Educación Intercultural, desechando las alegaciones de los demandantes (Gobierno y acólitos), respecto de que no se trató de una sola materia; que el proyecto de ley no contenía la respectiva exposición de motivos; que no procedió de la iniciativa del Presidente de la República por tratarse de aumento del gasto público; de que no se escuchó a las personas afiliadas y/o jubiladas del IESS previo a la aprobación de dicha ley. Estos argumentos a pesar que ya fueron derrotados pretender ser revividos por parte del Ministro de Economía y Finanzas mediante un oficio dirigido a la Asamblea Nacional y en el cual además se afirma que no «existen recursos económicos».

Cabe resaltar que en los dos temas puntuales: 1) jubilación de los docentes; y, 2) equiparación salarial. La Corte Constitucional concedió a la Asamblea Nacional el plazo de 6 meses para obtener los estudios actuariales a cargo del IESS y de factibilidad financiera a cargo del Ministerio de Finanza para garantizar la ejecución de la equiparación salarial y jubilación especial. Una vez que se presenten los estudios la Asamblea Nacional –luego de 30 días- debe efectuar dos debates, a fin de ratificar o sustituir las disposiciones legales referentes a la jubilación de los docentes y la equiparación salarial, derecho que ha sido negado por 8 años. Una vez que la Asamblea Nacional debata la Corte Constitucional deberá tratar bajo objeto de examen de constitucionalidad.

La huelga de hambre en la que participaron 112 personas, entre docentes, estudiantes, madres y padres de familia fue levantada el 12 de agosto. Sin embargo, el magisterio y la UNE no ha dejado de exigir al Gobierno (Ministerio de Finanzas e IEES) desarrollé los informes técnicos necesarios para que la Asamblea, cuente con dichos instrumentos técnicos y estudios actuariales. Es menester señalar que el tiempo para presentar dichos informes finaliza en el mes de febrero del 2022. Los informes se deben desarrollar tomando en cuenta los estándares de la sentencia de la Corte Constitucional que declaró constitucional todo el proyecto de reforma a la LOEI.

Por otra parte la Unión Nacional de Educadores ha solicitado a la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional, instalar la Mesa de Convergencia como un espacio de debate y seguimiento para exigir la entrega de los informes requeridos y la aplicación de la LOEI en lo referente a los derechos de docentes, estudiantes, nuevo bachillerato…

Necesitamos ser conscientes que la defensa de los artículos suspendidos es una defensa de carácter político y jurídico. Ningún derecho, incremento o equiparación salarial se alcanzado de rodillas o sentados en nuestros puestos de trabajo, necesitamos organizarnos, unirnos y movilizarnos entre todos los maestros y maestras para demandar el respeto a la resolución de la Corte y para comprometer a los asambleístas en la defensa de la equiparación salarial e IESS. No olvidemos que la equiparación salarial fue incluso oferta de campaña de Lasso.

Con la huelga de hambre, cierre de carreteras, marchas, solidaridad, debates, asambleas,  logramos que la LOEI sea declarada constitucional. Es decir los derechos están ganados entre estos la equiparación salarial, ahora vamos por su aplicación y vigencia.