Por Ramiro Vinueza P

La cantata al 15 de noviembre es una obra artística que trasciende por su gran valor estético e histórico, musical y poético, porque refleja un episodio muy importante de la historia y de la lucha de los trabajadores y los pueblos del Ecuador. La belleza  recreada y resumida en los textos, la poesía y la música, constituye una de las mejores piezas del arte popular ecuatoriano y de América Latina.

Es una obra de carácter descriptivo épico-social, en los que se revitalizan a personajes que forjaron con su heroísmo la histórica lucha del movimiento obrero ecuatoriano, convertidos en canciones colectivas, en cantos imperecederos y en  poesía tierna revolucionaria.

En esta obra cobran renovada belleza las composiciones y los arreglos de los ritmos musicales del Ecuador como el sanjuanito, el albazo, el pasillo, la tonada, el agualarga, el fox incaico, el yaraví, el danzante y el yumbo. En ella se incorporan varios escritos de la época como el poema de Francisco Delcasty, así como coplas de Cantares del pueblo ecuatoriano (1892), compilación de Juan León Mera y el texto original del manifiesto de los trabajadores lanzado el 13 de noviembre de 1922.

La cantata fue un trabajo colectivo de investigación realizado por los artistas miembros del CENTRO DE ARTE NACIONAL, con la dirección general de Rafael Larrea, poeta tzántzico, periodista y dirigente político revolucionario, quien es autor de varios de los textos, letras de canciones y poemas de esta obra.

La cantata se presentó por primera vez,  en octubre de 1982, en el Teatro Universitario de la Universidad Central del Ecuador, en el marco de la preparación del congreso constitutivo de la Unión General de Trabajadores del Ecuador, realizado  en noviembre de ese año.

Esta obra se concibió y construyó como un homenaje artístico a la huelga general de los trabajados del 15 de noviembre de 1922. , “como un  canto a los forjadores del imbatible espíritu revolucionario del proletariado y los  pueblos del Ecuador, a sus esfuerzos organizativos, a sus combates, a su unidad, al fortalecimiento de su conciencia, de su determinación de avanzar hacia la nueva sociedad, en la cual, los trabajadores serán los que construyan con sus manos y talento un país y mundo nuevos, el  hombre nuevo, un nuevo humanismo, esencia también de un arte nuevo”.

Luego de la única y primera presentación, en 1983, se  editó el disco LP, de acetato,  fabricado por FADISA, denominado 15 de noviembre de 1922, Cantata, bajo el sello del Centro de Arte Nacional, (CAN) con una pintura del artista plástico Enrique Vallejos como portada, que describe a Aníbal Baldeón, liderando a la gran movilización de los trabajadores.

Un segundo montaje de esta obra se realizó el año 2004, por parte la Unión de Artistas Populares del Ecuador, que recorrió varias ciudades del país; una tercera edición se realizó el año 2009  por parte del Frente de Artistas Populares, en la ciudad de Guayaquil. Y ahora, esta edición bajo iniciativa y dirección del maestro Julián Pontón, con el elenco más grande que ha tenido esta obra y el auspicio de la Universidad Central del Ecuador, la Facultad de Artes, la Facultad de Comunicación y la FEUE.

Biografías breves de varios autores de la Cantata al 15 de noviembre de 1922

Rafael  Larrea I.

Rafael Alejandro Larrea Insuasti, nació el mes de septiembre de 1942  y falleció en abril de 1995.

Fue un revolucionario ecuatoriano que vinculó su sensibilidad y estética de artista con su práctica política y militancia  comunista. Fue ensayista, periodista, poeta y compositor. Sus escritos y  análisis  fustigaron lo establecido y dieron alternativas para el cambio; sus versos y poesía son bellas expresiones de una sensibilidad especial de amor y rebeldía, de mensajes a las clases oprimidas. Se vinculó en los años 60 con el movimiento artístico y literario de los Tzántzicos, que planteaba enlazar las características e identidades de los pueblos del Ecuador con una visión estética de izquierda y bajo el concepto del ’poder de la irreverencia’.

Rafael Larrea con Agustin Cueva, Huberto Vinueza, Pepe Ron y Ulises Estrella. Foto Casa Egüez

Tenía una personalidad alegre, amigable, solidaria.  Su capacidad política y artística le permitió dar aportes trascendentes en la construcción del Centro de Arte Nacional y La Unión de Artistas Populares hoy UNAPE. “El poeta, como cariñosamente lo llamaban, fustigó siempre a aquellos que pretendían artificiosamente separar las formas de la esencia;  por ello es que en la personalidad de Rafael la lucha y el canto, la poesía y la propuesta, la teoría y la práctica, el arte y la política son un todo”

Rafael Larrea, cuenta con varios libros de poesía e innumerables artículos de política y estética en diversas publicaciones nacionales e internacionales fue el director general de la Cantata al 15 de noviembre de 1922.

Todos lo recuerdan por el entusiasmo, la persistencia, la disciplina, la búsqueda de apoyos materiales para cada uno de esos proyectos. Buena parte de los textos y poemas  que se declaman, así como la letra de varias de las canciones de esta obra, son de su autoría.

Terry Pazmiño

Terry Pazmiño, es  guitarrista, concertista  clásico nacido en Quito, en 1949; pertenece a una generación de virtuosos compositores e investigadores  que  redescubrieron  la música popular de Latino- américa y el Ecuador.

Desde muy joven dominó las diversas formas de la música popular ecuatoriana: pasillo, sanjuanito, capishca, el yumbo; después viajó a Venezuela y a Francia para formarse con tres maestros de la guitarra: Antonio Lauro, Alirio Díaz y Alberto Ponce. Durante 9 años residió y estudió en Sydney, Australia, en donde recibió el título de “Master Honours”, en la Universidad de Western Sydney.

Cuenta con un trabajo investigativo y creativo prolífico, la rica producción musical, las numerosas  composiciones son fruto de  su constante búsqueda de nuestras raíces, de revalorización de la música ecuatoriana como  legado de los distintos sectores populares  que son la fuente de un  arte musical, rico y diverso. Ha recorrido todo el país y ha realizado frecuentes giras alrededor del mundo enriqueciéndose artísticamente.

Terry participó como director artístico en la Cantata al 15 de noviembre de 1922, compuso, junto con otros músicos y compositores  del Centro de Arte Nacional varias de las obras musicales que se presentan en la  Cantata, en el que también participó el maestro  Roberto Rodríguez en los arreglos  musicales y el cantante Pepe Jaramillo.

Siempre está pensando cómo  llevar el arte musical al PUEBLO. A sus conciertos en grandes teatros,  le acompañan también las presentaciones en varios escenarios de organizaciones sociales. Llevar la cantata  a los barrios populares es uno de sus propósitos.

Agustín Ramón San Martin

Foto Periódico Opción Opción

Lojano, músico compositor, guitarrista y tenor. Su gusto por las artes se inició a los cinco años. Estudió en el Conservatorio de Música de Loja, luego en el Conservatorio Nacional de Quito. Se vincula al grupo musical y luego Movimiento Cultural Noviembre 15 en los años 70, fue uno de los músicos y compositores de la cantata al 15 de noviembre de 1922, es autor y arreglista de varias de las canciones de esta obra.

Agustín Ramón San Martín, trabajó en la Universidad Técnica del Norte y fue fundador y director del Conservatorio Municipal de Música de Esmeraldas donde enseña música por cerca de 20 años a niños y jóvenes de esa ciudad.

Es un investigador constante de las realidades de  nuestros pueblos, de sus costumbres, de sus manifestaciones artísticas, de sus versos y música. Sus composiciones cuentan con esa gran sensibilidad humana que reflejan esos sentires, que al escucharlas conmueven por la belleza y profundidad  de sus mensajes. Ha grabado varios discos con algunos grupos; sin embargo, Agustín cuenta con una gran cantidad de composiciones musicales aun inéditas, con investigaciones que esperamos pronto vean la luz.

Julián Pontón

Flautista, empezó sus estudios de música a los 16 años de edad. Desde esa época su trabajo creativo, de composición e investigación ha continuado fructíferamente. Estudio en el Conservatorio Nacional de Música, donde luego fue profesor  y fue el Director del Departamento de Investigación. Trabajo por 15 años en la Orquesta Sinfónica Nacional.

Preocupado por  la educación musical, desarrolló  el proyecto para  la creación de la Carrera de Artes Musicales de la Facultad de Artes de la Universidad Central del Ecuador, donde hoy  ejerce las labores de docente y Director de la Carrera de Artes Musicales.

Julián Pontón fue miembro del Centro de Arte Nacional y de la Unión de Artistas Populares del Ecuador. A principios de los años ochenta  junto con el poeta Rafael Larrea, Terry Pazmiño, Agustín Ramón  y otros destacados artistas realizan los trabajos de investigación sobre los acontecimientos históricos producidos en la Primera Huelga General convocada  por los trabajadores en la ciudad de Guayaquil el 15 de noviembre de 1922,  acción que fue sofocada a sangre y fuego por el gobierno de José Luis Tamayo en la que fueron asesinados  mil quinientos trabajadores, hombres y mujeres y luego tirados al Río Guayas.

El maestro Julián Pontón, presentó  La cantata al 15 de noviembre de 1922, nuevamente en el Teatro Universitario de la Universidad Central del Ecuador, en noviembre del 2019, en homenaje a este hecho histórico y al levantamiento indígena y popular que se desarrolló en octubre de ese año. En esta ocasión participaron más de 100 artistas, entre los instrumentistas, el coro, declamadores y directores musicales, la mayoría de ellos jóvenes estudiantes de la Carrera e Artes Musicales y actuaron como invitados especiales el maestro Agustín Ramón San Martin, tenor, guitarrista y compositor y el maestro, Terry Pazmiño, guitarrista y compositor. 

Foto principal. «Obreros» de Gonzalo Mensoza, Avispa