Por benitaschauer.de *

El 24 de mayo de 2022, Quito celebró su “Bicentenario”, el aniversario 200 de la Batalla en las faldas del Volcán Pichincha, en la que los patriotas al mando de Antonio José de Sucre, derrotaron al ejército leal a España y sellaron así la independencia de Ecuador de la corona española. Simón Bolívar, el “libertador de América del Sur”, no tomó parte en la batalla porque se detuvo peleando en Pasto, al sur de lo que hoy es Colombia. Pero poco después entró a Quito con gran aclamación. Durante esta estancia conoció a Manuela Sáenz, la hija ilegítima de un noble español, mujer comprometida en la lucha por la libertad y quien pronto se convirtió en su amante. Bajo el título “Manuela y Simón – Música de cuando Quito se declaró libre”, estudiantes de la Universidad Central presentaron una síntesis de las artes en la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en el Día de la Batalla de Pichincha, e inspirada en melodías del Quito de 1820.

El Teatro Nacional, con sus 1500 butacas, en esta ocasión se llenó por completo; tampoco hubo mucho espacio en el escenario: Alrededor de 60 estudiantes de la Carrera de Artes Musicales formaron la “Orquesta de la Independencia”, integrando a la vez instrumentos sinfónicos y autóctonos (como por ejemplo quenas, marimbas y zampoñas) que actualmente se estudian en la carrera de música. La orquesta, dirigida por por Juan Carlos Panchi y César Santos Tejada, fue complementada por un coro de veinte estudiantes y un conjunto de danza interdisciplinario. Moderaron el evento dos experimentados actores y narradores, los docentes Santiago Rodríguez y Madeleine Loayza.

Dos mundos musicales se encuentran

El Quito musical de principios del siglo XIX se caracterizó por dos mundos que no podían ser más diferentes: la música tradicional, pentatónica del pueblo andino, interpretada en su mayoría con instrumentos de viento y percusión, que era lo que la gente común escuchaba y tocaba fuera de los servicios católicos. Los colonos y mestizos de origen español, por otro lado, tuvieron contacto con la música religiosa y cada vez más secular de los gobernantes coloniales europeos, que fue registrada por compositores locales y desarrollada en su propio estilo.

Ambos elementos confluyen en una colección, del año 1848, de “varias tocatas de violín antiguas y nuevas”, cuyas melodías bailables forman la base de la mayoría de los arreglos sinfónicos de “Manuela y Simón”. No es una tarea fácil, este paso de una forma muy pequeña a una muy grande. Las piezas orquestales “simbióticas” resultantes fueron escritas por Pablo Guerrero Gutiérrez, un incansable y meticuloso investigador de la historia de la música ecuatoriana, y por Juan Carlos Panchi, Coordinador de la carrera de Artes Musicales, entre otros.

La velada comenzó con sonidos folklóricos místicos, que, según el excelente folleto del programa, querían evocar la diversidad musical del Ecuador. Pero las siguientes piezas ya cerraron la brecha entre el nuevo y el viejo mundo, entre eventos revolucionarios en dos continentes. A estas composiciones las llamaron “El Yacovino” (Jacobino) y “La guillotina. En esta última su ritmo marcial y su melodía abiertamente hacen alusión a la Marsellesa, para luego convertirse en una ligera pieza de baile.

Melodías que acompañaron la lucha por la independencia

Muchas de las composiciones compiladas en la edición del 1848 tienen títulos originales que hacen referencia a hechos de la lucha por la independencia de Quito: “La derrota en el Panecillo” o “1° Pichincha”, presuntamente en homenaje a un batallón de luchadores por la independencia que se denominaba así. Y se vuelve aún más específico: “Este valse tocaba la tropa cuando Bolívar entró a Quito”, dice el manuscrito de 1848. Además del vals “moderno” a la época, la contradanza ya un tanto anticuada aparentemente también era una de las danzas preferidas de los quiteños: En la serie de Netflix “Bolívar”, Manuela Sáenz baila este baile grupal con su futuro amante, a quien acaba de conocer en persona, tal como ella lo escribió en una carta.

En la Casa de la Cultura las cosas ahora se animan con una “Bomba”, un baile tradicional de la población afroecuatoriana del Valle del Chota, que aún hoy es popular en Ecuador, el ritmo en el escenario aumenta, al igual que el entusiasmo en el auditorio. Una de las bailarinas equilibra una botella sobre su cabeza sin detenerse en su movimiento: el público aplaude con fuerza. Y el siguiente “Capuchino”, en realidad un vals con toques de música de salón, también contribuye significativamente a la atmósfera.

Los bailarines aún no han sido mencionados. Los doce jóvenes originarios de todo el Ecuador le dan a la actuación la viveza que de otro modo talvez le hubiera faltado a un concierto tan sabiamente abordado. Corren, saltan, ruedan por el suelo, haciendo que lo que los oyentes escuchan sea concreto y vívido, creando una conexión entre la música y el público. Y así también forman un vivo contraste con las proyecciones de imágenes en el fondo del escenario de aspecto un poco pálido.

La Universidad Central es la universidad más antigua de Ecuador, pero se ve enfrentando muchos retos

La Facultad de Artes de la tradicional Universidad Central, la más antigua del Ecuador, cuenta con 1100 estudiantes. “La educación es más importante que cualquier cosa”, se puede traducir su lema del latín. “Nuestros estudiantes provienen de las zonas más pobres del país”, explica la decana de la Facultad de Artes, Carmen Jijón. Lo que muchos estudiantes de costosas universidades privadas dan por sentado, como tener una buena educación y acceso a los estudios de música y danza, a estos jóvenes les ha costado gran esfuerzo.

“Dame la fuerza para luchar, Manuela” cantan en el estribillo final, escrito para la ocasión por el docente y compositor Luis Rodríguez Pazmiño. Un guiño que se siente recordando a Carmina Burana en cuanto a la sonoridad de esta pieza. En cualquier caso, no faltan las emociones en esta velada. En la prensa circulan estos días comentarios sobre una supuesta campaña de la nueva dirección de la “Casa de las Culturas”, como ahora se hace llamar en las redes sociales, contra el eurocentrismo y la herencia colonial. Llamémoslo pragmáticamente solo una expresión de confianza en uno mismo. “Adelante, adelante, adelante Universidad Central”, llama la sala mientras los músicos y bailarines hacen reverencias. Uno solo puede estar de acuerdo con eso. (Adaptación del Alemán: Andrés Torres Marcela García, Benita Schauer)

*Dame la fuerza para luchar – “Manuela y Simón” en Quito, titulo original del artículo

https://benitaschauer.de/textos-en-espanol/dame-la-fuerza-para-luchar-manuela-y-simon-en-quito/

Un comentario

Los comentarios están cerrados.