Por Marcelo Manosalvas*

Después de más de 80 días de confinamiento el nuevo presente es complejo y de mayores golpes para los trabajadores:

Los bancos sin comprender esta dura etapa que estamos viviendo, llaman a sus clientes como buitres desesperados a cobrar con su típica frase «la llamada está siendo grabada» aduciendo -ha finalizado el tiempo de gracia, por favor acercarse a cancelar su deuda al banco-. Sera que ellos «los banqueros» ¿no sintieron la grave crisis sanitaria? Tal parece que en el manual del BANCO las palabras pandemia, confinamiento, toque de queda, crisis tiene otros significados, en su lógica creen que al finalizar el confinamiento las y los ciudadanos tenemos dinero acumulado para acercarnos corriendo a pagar los préstamos y deudas.

Por otro lado, las grandes empresas telefónicas vía correo, mensaje de texto, voz o llamadas a los miles de clientes exigen cancelar sus planes porque de lo contrario se verán obligados a “reducir las megas y velocidad» cuando de por si el servicio ya era deficiente.

En la misma línea operacional la Empresa Pública EMELNORTE emite facturas con el alza indiscriminada e injustificada de las planillas de consumo eléctrico, aduciendo que al tener prendido la TV, los teléfonos y computadores las 24 horas el consumo se ha incrementado drásticamente y “es normal”, sin embargo, luego de presentada la queja invitan cordialmente al usuario a primerito PAGAR LOS VALORES DE LA DEUDA, para poder atender su queja y tramitar una posible devolución.

La eficiente capacitación a los agentes de tránsito para multar a diestra y siniestra en tiempos de pandemia hizo que los escuálidos ahorros del pueblo contribuyan a aumentar las arcas de MOVILDELNORT, siendo una de las pocas empresas que no sintió el paso de la Pandemia, más bien salió beneficiada con los aportes de los desesperados habitantes que buscaban de una u otra forma un pan para su familia.

Los ARRENDATARIOS, en medio de la pandemia no entendieron los alcances de la crisis sanitaria, muchos de la forma más inhumana desalojaron a sus inquilinos y pequeños emprendimientos por el simple hecho de no tener dinero para pagar los arriendos. El llamado a la solidaridad y el famoso «acuerdo de pago» cayó en oídos sordos y tierras infértiles. Con lágrimas en los ojos los emprendedores cierran sus pequeños negocios y emprendimientos llevándonos a una quiebra generalizada.

Todas estas realidades se suman al desempleo, desvinculación y despido masivo a los trabajadores públicos y privados; que agudizan muchísimo más, la grave crisis económica.

Mientras los pueblos se debaten en medio de esta crisis general en las esferas del poder observamos una masiva e incontrolable corrupción, el atraco a los fondos de los ecuatorianos/as se profundizó aprovechando el estado de excepción, mientras ciertas autoridades  locales que más allá de tomarse fotos entregando kits para la “farándula politiquera” no tienen una visión clara de hacia dónde caminar como cantón y provincia, para enfrentar y superar esta situación.

Ya pasamos al semáforo amarillo ¿Y EL PLAN DE REACTIVACION ECONOMICA CUANDO?

Ningún concejal se ha puesto a trabajar:

¿ Han investigado el sobreprecio en las planillas de EMELNORTE?. Con la gran cantidad de hidroeléctricas se entendería que el servicio de energía eléctrica debería ser gratis durante la pandemia y posterior mínimo 6 meses para reactivar la economía de los Ibarreños e Imbabureños.

¿Porque normalizar la sanción económica? preguntamos a los GADs y Movidelnor, ¿Es mejor castigar que educar al ciudadano?, “la letra con sangre entra”; o ¿desde los GADs y empresas públicas se debe implementar un plan de formación ciudadana para adaptarnos a la nueva realidad?, con medidas de bioseguridad, distanciamiento social, etc, etc, etc. crear una «Cultura de Bioseguridad Colectiva».

La gran pregunta: ¿En qué se va a invertir los dineros recaudados de las multas y sanciones?

-Las telefónicas debían dotar de internet y herramientas tecnológicas a las comunidades rurales y barrios populares para que los miles de niños, adolescentes y jóvenes puedan acceder a la educación y los profesionales al teletrabajo.

– Se debe reducir los costos y refinanciar las deudas del consumo de planes de internet y celulares con un tiempo de gracia para poder pagarlas. El servicio debería mejorar su capacidad y velocidad.

– Es urgente hacer una revisión a las tarifas de arriendo en Imbabura y particularmente Ibarra, todos estamos conscientes que antes de que inicie la pandemia los arriendos en el centro de la ciudad eran altísimos, el concejo municipal está obligado a crear una ordenanza que REGULE los precios de los arriendos, haciéndolos más asequibles.

Desde que inició esta crisis, el Frente Popular, ha hecho un llamado a la consciencia de los BANCOS, de que por primera vez en la historia del Ecuador sean solidarios y arrimen también el hombro, todos sabemos que los bancos tienen jugosas ganancias diarias, mensuales, quinquenales y anuales, sin embargo, tienen una gran deuda con el estado (no pagan impuestos) y que el pago de estos impuestos a sus jugosas ganancias hubiera solventado en gran medida esta crisis sanitaria.

– También sabemos que las tasas de interés para créditos y microcréditos son altísimas, se debe reducir un 5% a las tasas de interés de los créditos adquiridos, no basta con la condonación de los intereses, debe haber un periodo de gracia -saliendo- de la emergencia sanitaria, de lo contrario la deuda acumulada es impagable. Sobre todo, post crisis los bancos deben otorgar créditos rápidos con un interés bajo máximo del 3% de interés, con 6 meses de gracia y a 5 años plazo, para poder reactivar los negocios quebrados y recuperar la dinámica económica.

Necesitamos preservar los pocos recursos que tenemos en los GADs locales, hoy más que nunca los concejales deben trabajar y activar su competencia de FISCALIZAR todos los procesos de contratación pública en los GADs municipales, provinciales, parroquiales y empresas públicas; todos estos procesos de contratación deben ser transparentes y de conocimiento público.

No podemos pensar que “la corrupción es normal”; los robos y escándalos sucedidos en los hospitales, ministerios, IESS y más, debemos buscar sean sancionados y recuperados los recursos, así como, impedir que los escasos recursos de los territorios vayan a parar en las manos de la corrupción. LAS Y LOS CIUDADANOS debemos acompañar estos procesos con VEEDURÍAS, que velen por los intereses de las mayorías.

¿Cuál es el mejor camino que debe tomar el pueblo?

¡¡Quemarlo todo…!!

Debemos exigir la defensa de nuestros derechos, el rechazo a la corrupción y la defensa de nuestra vida en las calles; pero también JUNTOS debemos de trabajar la propuesta de reactivación económica urgente, no solo desde el escritorio, el tecnicismo y a puerta cerrada, sino, hacer una minga: autoridades, banqueros, cooperativas, pequeños empresarios, organizaciones sociales, pequeños comerciantes, artesanos, transportistas, artistas, ciudadanos, hombres y mujeres juntos construyendo un verdadero PLAN DE REACTIVACION ECONÓMICA, que permita levantarnos de esta crisis generalizada antes de que se convierta en un caos.

«Solo el pueblo, salva al pueblo»

*Artista, presidente del Frente Popular Imbabura

Un comentario

Los comentarios están cerrados.