Por Prof. Stalin Vargas M.,

La pandemia y la crisis humanitaria, desnudaron la realidad del sistema educativo ecuatoriano, puso en evidencia cómo el modelo de gestión autoritario diseñado por los gobiernos de Correa y Moreno a través del Ministerio de Educación, invisibiliza la dura realidad por la que atraviesa el sector educativo público.  

Ese desconocimiento de la realidad educativa por parte de las autoridades del MinEduc y particularmente de la señora Ministra, Monserrat Creamer, tiene como resultado ausencia de liderazgo, recorte presupuestario, despidos de docentes, supresión de programas, sobrecarga laboral de los docentes.

En los meses de marzo a mayo, el problema se agravó, los recortes al presupuesto del Ministerio de Educación, ordenado por Richard Martínez, Ministro de Economía y Finanzas, suman 906 millones 601 mil 865 dólares, la señora Ministra de Educación dice que «ahorita estamos hablando de reestructura permanente de presupuesto y hay que recordar que estamos en crisis» por lo tanto no es recorte presupuestario, justificando así los efectos que se sienten en el sector educativo.

En la carta de renuncia del ex Viceministro de Educación, Vinicio Baquero, señala que ¨La educación señora Ministra requiere de un timonel fuerte, firme, sereno y políticamente hábil, que la conduzca en medio de la tempestad que azota al país. Discrepo con algunas de sus últimas decisiones¨[1]. Lo cual expresa de manera clara que no hay liderazgo en el MinEduc.

Mientras la señora Ministra de Educación sostiene que no es recorte, que es reprogramación, la señora María Fernanda Sáenz, Coordinadora  Administrativa Financiera del MinEduc, en respuesta al requerimiento de la Corte Constitucional, en el caso de la Acción de Incumplimiento 37-20-IES presentada por la Unión Nacional de Educadores, señala que ¨Por la Declaratoria de Emergencia Sanitaria, el Ministerio de Economía y Finanzas… realizó la suspensión y por tanto el recorte del presupuesto correspondiente a los proyectos SAFPI, Alfabetización y Post alfabetización¨.

El recorte presupuestario, ordenado por el Ministerio de Economía y Finanzas, afecta a:

A todo esto, se suma el recorte salarial a los docentes, la señora Ministra dice que ¨Reducir una hora en las jornadas (que implica 8,33 % menos de sueldo para los docentes fiscales, según el Ministerio del Trabajo) es un reconocimiento del Gobierno al Magisterio, en medio de la crisis, porque para el resto de funcionarios son dos horas…¨[2], desconoce que el magisterio está trabajando hasta 18 horas diarias, atendiendo a los estudiantes, padres de familia, recibiendo las tareas que envían los estudiantes.

El Ministerio de Educación habla mucho del uso de las tecnologías de la información y comunicaciones, pero hace poco para en coordinación con los otros ministerios, se amplíe la conectividad, el acceso a internet, no toma en cuenta experiencias importantes como el Plan Ceibal, desarrollado en Uruguay en donde  hay una ¨política pública de carácter universal que consiste en otorgarle una computadora portátil a cada niña, niño y docente de la enseñanza primaria pública. A partir de 2 011 se extiende a la enseñanza secundaria pública¨[3].

El Plan Educativo COVID-19 diseñado por el Ministerio de Educación, no tomó en cuenta la urgencia de tener un currículo adaptado para que estudiantes y docentes en educando desde casa, no solo estén dedicados a actividades lúdicas y de convivencia, mientras en el sistema educativo privado las actividades educativas continúan.

La participación de padres de familia, estudiantes y docentes en la construcción de la política pública es nula. El Ministerio de Educación no ha convocado al Consejo Nacional de Educación, la LOEI en el Art 23 señala que “El Consejo Nacional de Educación es el organismo permanente de orientación y consulta de la Autoridad Educativa Nacional”, pero nada de ello ha ocurrido.

Son algunas de las razones para que la señora Ministra de Educación, no siga en el cargo, la educación ecuatoriana necesita cambios, promover el debate sobre cómo tener una educación calidad, la revalorización de los docentes, el papel de la familia en el hecho educativo. Eso demanda un Ministro o Ministra que tenga liderazgo y las ganas de hacer realidad el sueño de millones de ecuatorianos: educación para la transformación.    

EX PRESIDENTE UNE NACIONAL

Quito, 10 de junio 2 020


[1] https://www.elcomercio.com/actualidad/viceministro-vinicio-baquero-renuncia-educacion.html

[2] https://www.eluniverso.com/guayaquil/2020/05/22/nota/7847391/se-baja-sueldos-docentes-preservar-mas-empleos

[3] Las tecnologías digitales frente a los desafíos de una educación inclusiva en América Latina. Algunos casos de buenas prácticas. CEPAL 2012