Cuando los números hablan.

Por Mariano Santos N.

Con más del 99% de las actas escrutadas, el Ecuador ya tiene un «nuevo» presidente electo: Guillermo laso quien aventaja a Andrés Arauz con cinco puntos porcentuales.

Mientras en la primera vuelta, el 7 de febrero, las encuestadoras autorizadas para dar los resultados a boca de urna o exit poll, se demoraron más de una hora (lo dieron a conocer después de las 18 H), ahora si, esas encuestadoras se apresuraron en la segunda vuelta, el 11 de abril, a las 5 de la tarde en punto (y como lo venían haciendo normalmente en estos últimos años de elecciones), en dar a conocer esos resultados.

Vale reiterar el hecho de que estas encuestas a boca de urna son relativamente fáciles de hacer, pues la misma se la realiza con los electores que ya emitieron su voto y, por tanto, estos ya han tomado la decisión de su voto; no hay nada de alta ciencia ni matemáticas complejas para realizarlas y, por ende, las mismas como ha sido costumbre son finiquitadas entre las 4 y las 4:30 de la tarde.

Mas, el 7 de febrero, esas encuestadoras no se ponían de acuerdo para «acomodar» y, ver qué porcentaje «poner» al verdadero ganador, Pérez, en el tercer lugar y por eso la prolongada demora.

No hay duda de que la santa alianza de la vieja y tradicional derecha de Nebot laso y la nueva derecha de Correa Arauz hicieron unidad para evitar a toda costa la presencia en segunda vuelta de Yaku Pérez al que lo consideraban como un enemigo de clase extremadamente peligroso para el etablishment y a quien había que dejar fuera a como dé lugar, pues casi seguro era el que tenía las mayores posibilidades para imponerse en la segunda vuelta.

De allí el montaje del Gran Fraude Electoral que dejó fuera al Candidato de las Grandes Mayorías Populares. Ya con Lasso y Arauz en las «finales», los dos representantes de la pasada y vieja política antipopular no podían pelearse y, por tanto, el proceso electoral de la segunda vuelta se desarrolló sin mayor novedad, pues el reparto, al igual que el de hospitales se lo hizo con mucha «fraternidad».

Apelando a esa fraternidad y, como buenos bomberos, que no debían pisarse para nada las mangueras, las actas de escrutinio para la segunda vuelta electoral se imprimieron en PAPEL MONEDA para evitar posibles manipulaciones; ¿por qué no lo hicieron en la primera vuelta?

Si nos remitimos a los datos oficiales proporcionados por el CNE al finalizar la primera vuelta, Arauz con el 32,72% de los votos y Lasso con el 19,74%, significa que Arauz tenía una ventaja de casi 13 puntos porcentuales (exactamente 12,98%).

Para la segunda vuelta, los candidatos tuvieron tres semanas y días para su campaña electoral. ¿Será posible que en ese corto tiempo laso no sólo que pudo remontar esa diferencia aparentemente enorme de 13 puntos, de la primera vuelta, sino que además superar a su contrincante en cinco puntos adicionales en la segunda? O, es algo ¿forzado?

Aquí hubo gato encerrado, pues la historia electoral reciente, nos revela que desde el año 1978 en que terminó la última dictadura militar: Únicamente en tres momentos se produjeron remontadas, pero jamás con una diferencia tan alta de números.

Veamos, el primero, en 1984, cuando León Febres Cordero remontó la votación del ganador de la primera vuelta Rodrigo Borja y se convirtió en Presidente del Ecuador.

El segundo fue en 1996 cuando hizo lo propio Abdala Bucaram, que se convirtió en Presidente a costilla de Jaime Nebot, que había ganado la primera vuelta.

El tercero, en el 2006, cuando Rafael Correa ganó la presidencia a Álvaro Noboa, quien había triunfado en la primera vuelta.

En los tres casos la votación fue muy cerrada en la primera vuelta y una diferencia muy pequeña separó a los dos candidatos finalistas, como podemos apreciar a continuación (valores en %):

1-Febres vs Borja. 27,20 vs 28,72 Desventaja 1,52%

2-Bucaram vs Nebot. 26,28 vs 27,17 Desventaja 0,89% 

3-Correa vs Noboa. 22,84 vs 26,83 Desventaja 3,99%

Históricamente entonces, la diferencia o remontada más grande fue la última, la de Correa contra Noboa en el 2006, con el 3,99%.

Pero ahora, el año 2021, se produce una remontada sin comparación alguna con las Tres anteriores entre la Primera y la Segunda Vuelta Electoral; Lasso “recupera “casi 13% y, suma además 5%, total: 18 %

La lógica, las matemáticas, el sentido común, nos dicen que, para lograr esa enorme diferencia porcentual en la votación, Lasso debió realizar algo inusitadamente extraordinario en tan corto tiempo de campaña durante la Segunda Vuelta Electoral; al mismo tiempo Arauz debió de haber realizado alguna torpeza monumental, pues, se trata de una diferencia de Un Millón Setecientos Mil Votos de diferencia (1,7 millones de votos) «ganados» por Lasso a Arauz entre la Primera y la Segunda Vuelta Electoral: Algo inusitado si comparamos históricamente las tres historias de remontajes presidenciales arriba reseñadas.

Así las cosas, veamos: En el famoso y muy promocionado debate, ninguno de los dos candidatos presidenciales, ni Lasso sobre Arauz; ni Arauz sobre Lasso sobresalió sobre el contrario; más bien asistimos, a algo parecido a una gresca callejera donde los argumentos de fondo nunca fueron expuestos; en realidad ambos candidatos presidenciales, Lasso y Arauz, dieron muestra de notoria mediocridad.

Sin embargo, durante esa corta campaña electoral, no existió ni lo uno ni lo otro y, más bien asistimos a una campaña común y corriente, como las que se han dado en estos 40 años de la llamada democracia, es decir nada en especial que se pueda resaltar.

Entonces, parece poco realista esto de que Lasso haya recuperado 18% en un abrir y cerrar de ojos.

Ubiquémonos ahora en otro escenario imaginario: aquel presentado aquí, hace dos semanas [1] y, en el cual Pérez habría ganado la primera vuelta con el 24% de los votos, Lasso habría quedado segundo, con el 20% y, en tercero y algo alejado de los 2 primeros, Arauz, con el 14,21% de los votos, es decir que, Lasso aventajaba a Arauz en algo más del 5%(exactamente el 5,79%)…

Ahora y, con los resultados reales y oficiales de esta segunda vuelta del domingo 11 de abril, Lasso aventaja a Arauz con un porcentaje que «extrañamente» coincide, es decir algo cercano al 5%.

Entonces, la lógica y el sentido común nos dice que esta segunda reflexión es mucho más cercana de la realidad que la primera en donde decíamos que acciones extraordinarias de laso y torpezas monumentales de Arauz que nunca aparecieron podrían haber remontado una diferencia tan grande.

Dicho de otra manera, Lasso pudo mantener la VERDADERA diferencia a su favor que la separaba de Arauz de alrededor de 5 puntos…

La SANTA ALIANZA viene, al parecer, desde el 2017, cuando Lasso le ganó a Lenin Moreno en la segunda vuelta(inclusive en la primera vuelta según declarara el exasesor de Moreno Eduardo Mangas) si nos atenemos a los resultados que presentó Cedatos en su exit poll, que revelaban que Lasso había obtenido el 53,02%, mientras que Moreno solo tuvo el 46,98%…Como nunca le permitieron a Lasso asumir la presidencia, Correa y los 35 le ofrecieron a Lasso cogobernar con Moreno y con sus respectivos bloque en la Asamblea, lo cual ciertamente es más que evidente y, lo que ha ocurrido durante estos 4 últimos años; pero, el PACTO SAGRADO además le ASEGURABA entregarle la presidencia a Lasso en las elecciones del 2021, sí, en las elecciones del 2021, es decir las de ahora poco…

Sin embargo, vale hacer una nueva comparación, tal como lo hicimos en un artículo anterior [1], en el caso de lo ocurrido en la provincia de Manabí, pero ahora con nuevos INSUMOS…

Según el CNE, con datos de la segunda vuelta, Arauz tiene 66,10% frente a un 33,90% de Lasso, es decir una relación de 2 a 1(el doble)

Pero, según el mismo CNE, en la primera vuelta, la relación fue casi 4 a 1(en realidad fue 3,54 a 1), , pues al primero le «adjudicaron» un 52,22% mientras que a Lasso le dieron 14,75%

 Entonces estos datos de Manabí no encajan, pues no guardan las proporciones. Por eso fue que en el distrito 2 (sur) se unieron los candidatos perjudicados, pues juntaron 1472 actas y en base a una simulación matemática hicieron una proyección que determinó que los candidatos a asambleístas de Unes en ese distrito tendrían solo el 24%; en el distrito 1 tendrían solo el 22% y, proyecciones de las elecciones presidenciales daban a Arauz el 23% y no el 52,22% que decía el CNE.

 El tribunal contencioso electoral TCE aceptó este reclamo de este colectivo de partidos afectados, pese a la impugnación de Unes, pero hasta la presente el CNE Manabí no da paso a la decisión de abrir 136 actas, aunque en realidad deben abrirse TODAS las urnas. Vale añadir que existe igualmente una demanda en la fiscalía de Portoviejo en torno a este escandaloso fraude.

La fiscalía  de Portoviejo, obtuvo (en base a un peritaje)del sistema de seguridad de ciudad Alfaro,

Montecristi, un video (que está incorporado  al proceso), que luego se “viralizó” en la provincia*1. En el mismo aparecen dos personajes: José Antonio Orlando (hermano del Prefecto correista Leonardo Orlando) y Joao Acuña, uno de los candidatos a asambleísta provincial por Unes “conversando” en ciudad Alfaro.  En el mismo (ver video adjunto *1), Orlando (con camisa a cuadros) le dice a Acuña (con camisa color concho de vino): «Joao, tenemos que arreglar antes de las 2 de la tarde , solo tenemos 60 votos por junta, yo lo arreglo pero llevemos el insumo”.

Dicen los abogados, «a declaración de parte relevo de prueba», aunque otro adagio popular dice que «el pez muere por su propia boca».

Resulta que si, multiplicamos 60 votos de cada mesa por las 2172 mesas del distrito sur(distrito2), significa que Unes en este distrito habría alcanzado unos 130.000 votos (en números redondos), que, de acuerdo al número de votantes, correspondería a un 24%, que es precisamente el porcentaje que determinó la simulación matemática para ese distrito manabita.

 Entonces estas «declaraciones» de Orlando, confirman las proyecciones que tenían como base la simulación matemática.

Sin embargo, resulta muy grave lo que dice José Antonio Orlando cuando habla “de los INSUMOS” que deben entregar.

Los diezmos, las coimas de la corrupción tienen acá en Manabí otra nomenclatura: son los INSUMOS. ¿A quién entregaron los INSUMOS?…

Con todas las consideraciones anteriores, podemos también sacar algunas conclusiones importantísimas en torno a los asambleístas «electos». Si solamente en Manabí el correismo tendría 4 asambleístas menos, 2 en cada distrito, ya nos podemos imaginar a nivel nacional cuantos asambleístas menos deberían tener, pues el escandaloso fraude es ¡NACIONAL! El correismo, que según el CNE, “tiene” 49 asambleístas, no debería tener, de acuerdo a las proyecciones, más allá de 20. En cambio, a Pachakutik se le habrían robado no menos de 5 asambleístas, es decir que en vez de 27 debería tener no menos de 32. Otro de los partidos damnificados sería Unidad Popular, que directamente (sin alianzas) debería tener por lo menos 2, el de Manabí y el nacional

Frente a la magnitud del fraude se hace necesario con urgencia el peritaje informático del software, del sistema en general, de los servidores provinciales, del nacional, etc., antes que los MAGOS de la informática hagan otro acto de ¡prestidigitación!… pues ahora ya cerrado el proceso eleccionario el CNE ya no tiene pretextos de interferencia alguna.

Notas.

[1]- Arauz no habría ganado la primera vuelta – Periódico Opción, Mariano Santos, 31 de marzo 2021.

*1- video Orlando-Acuña.

http://periodicoopcion.com/wp-content/uploads/2021/04/VIDEO-hermano-prefecto-manabí2021-04-02-15-21-04.mp4http://periodicoopcion.com/wp-content/uploads/2021/04/VIDEO-hermano-prefecto-manabí2021-04-02-15-21-04.mp4