Por Isabel Vargas Torres

La larga lucha del magisterio ha llegado a su desenlace final. Son 11 años desde que el correísmo impuso su LOEI.

La Asamblea Nacional del Ecuador, en sesión No. 639 de 9 de marzo de 2021 con 126 votos a favor, aprobó en segundo y definitivo debate la Ley Orgánica Reformatoria a la Ley Orgánica de Educación Intercultural. Está fue la primera victoria de la UNE, derrotando varias ideas atrasadas en las 15 mesas de debates previas que se armaron y luego en el pleno de la Asamblea.

Moreno, presidente de la República en ese momento, mediante oficio nro. T342-SGJ-21-0146 de 10 de abril de 2021, solicitó al director del Registro Oficial que el proyecto de ley reformatoria sea publicado en el Registro Oficial, por cuanto no objeto en ningún punto el texto de la reforma presentada por la Asamblea Nacional. Está fue la segunda victoria alcanzada mediante movilización, que la defendimos, ya que varios enemigos de la educación pública y defensores del neoliberalismo, solicitaban su archivo, los mismos que luego ubicaron sus acciones de inconstitucionalidad.

La Ley Orgánica Reformatoria a la Ley Orgánica de Educación Intercultural se publicó́ en el primer suplemento del Registro Oficial No. 434, el 19 de abril de 2021. Y siempre comprendimos y empujamos que la lucha tenía que continuar y calificarse. Ya que los enemigos del magisterio, la escuela pública y la llegada de Lasso al Gobierno les impulsaría a continuar con sus propósitos de bajarse toda la Ley y así fue. El 20 de mayo de 2021, la Corte Constitucional del Ecuador decidió admitir a trámite la acción de inconstitucionalidad planteada por el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social – IESS (Gobierno Lasso) y un particular empleado de Mauricio Pozo. La CC como medida cautelar suspendió la vigencia de la Ley Orgánica Reformatoria a la Ley Orgánica de Educación Intercultural.

Frente a esta decisión y la política del Gobierno, el 12 de julio nos declaramos en la primera huelga de hambre en la que participaron 152 huelguistas y duró 32 días y estuvo acompañado de cierres de vías, toma de instituciones, cacerolazos, desangres, encadenamientos, marchas, expresiones políticas- culturales. Logramos triunfar por tercera ocasión, volvimos a derrotar políticamente y jurídicamente los argumentos del Gobierno y de los enemigos de la escuela pública. Este triunfo se alcanzó el 11 de agosto mediante la sentencia No 32-20 dónde la Corte Constitucional levantó las medidas cautelares y declaró la constitucionalidad de todas las reformas a la LOEI y suspendió 5 artículos relacionados a la jubilación especial y equiparación salarial. Para subsanar o modificar dichos artículos se otorgó 6 meses al Legislativo y al Ejecutivo.

Durante esos 6 meses se realizaron varias acciones de lucha para que el Ejecutivo, el Legislativo, el IESS entreguen sus informes respectivos en los tiempos establecidos. Nuestra dirigencia nunca abandonó la Asamblea Nacional, varios fueron los documentos y textos entregados, algunos de ellos están recogidos en los diferentes informes.

En este proceso la UNE ha ganado autoridad en el magisterio y varias instituciones del Estado por su firmeza y propuestas, no solo fueron las calles, combinamos varias formas de lucha que hoy nos llevan a la victoria.

El 13 de abril el presidente Lasso, anunció su objeción total por inconstitucionalidad (veto) a la equiparación salarial. Y la lucha volvió a tomar fuerza. La UNE abandonó Carondelet y las mesas técnicas en la cual participamos por una ocasión dónde aprovechamos para desenmascarar la política del Gobierno y defender la equiparación salarial.

Frente a toda la política neoliberal, los derechos no se pueden defender en «mesas técnicas» Y es así que el 3 de mayo, declaramos la segunda huelga de hambre en Quito y Guayaquil, para exigir que la CC convoqué a audiencia pública que lo logramos el 12 de mayo, dónde el Gobierno se quedó solo, frente a 22 Amicus Curiae en defensa de la equiparación y propias instituciones del Estado solicitaban defender los derechos del Magisterio.

A los 19 días de huelga de hambre y lucha del magisterio volvimos a triunfar. En esta ocasión ya para concretar la equiparación salarial que es una victoria política y una derrota a la política neoliberal de Lasso y del FMI organismo que como el propio régimen señala es quien autoriza dónde se deben destinar los recursos del Estado.

Una victoria fruto de la justeza política, persistencia, firmeza, oportunidad y consecuencia de la dirigencia del magisterio. Es también una derrota para los grupos con los que el Gobierno dice dialogar y que se convirtieron en parlanchines de la política oficial.

Está victoria está sintetizada en qué la Corte Constitucional, resolvió que la equiparación es Constitucional. La Asamblea debe conocer y enviar al Registro Oficial. La equiparación inicia desde que se publica en registro oficial.

Esta es una derrota al gobierno y al FMI.

*presidenta nacional de la UNE