Redacción Opción

El paro convocado por la centrales sindicales y sociales de Colombia, declarado el día 28 de marzo, alcanzó una victoria contundente cuando a mediodía del domingo 2 de mayo, el presidente Iván Duque comunicó al país que retiraba la propuesta de Reforma Tributaria.

Las grandes movilizaciones de los trabajadores y pueblos de Colombia fueron creciendo durante los 5 días que duró el paro, la amplitud y magnitud de las acciones crecía día a día y tenía la perspectiva de crecer aún más si el gobierno de Duque no retiraba dicha reforma.

Fueron cinco de días en que el pueblo colombiano, se expresó contra la política neoliberal de un gobierno al servicio de los intereses de las grandes oligarquías colombinas y del capital internacional, que pretendía aprovecharse de la pandemia para imponer un nuevo paquete económico contra el pueblo.

La lucha callejera, la movilización volvieron a ratificarse como el camino que tienen los pueblos para hacerse escuchar, para defender  sus intereses, su dignidad y alcanzar victorias. La lucha popular hizo retroceder al gobierno que pretendía ampliar la base tributaria mediante el cobro del impuesto a la renta a partir del año 2022 a quienes ganan más de 2,4 millones de pesos mensuales (unos 663 dólares), y en 2023 a los que perciben por encima de 1,7 millones de pesos mensuales (unos 470 dólares). Además contempla el cobro del IVA, que es del 19 %, a las tarifas de servicios públicos de energía, acueducto y alcantarillado y gas domiciliario, lo que generó amplio rechazo nacional.

El gobierno de Iván Duque militarizó las ciudades utilizando la figura de “asistencia militar a alcaldes y gobernadores” aduciendo el alto riesgo para la ciudadanía. La respuesta fue la brutalidad y el crimen contra el pueblo.

Au no se sabe con certeza el número de víctimas, pero según datos documentados de la fundación Temblores entre el 28 de abril y el 1 de mayo, identificó lo siguinte:

●940 víctimas de violencia física por parte de la policía,

●21 víctimas de violencia homicida por parte de la policía,

●1 persona fallecida en el marco de la movilización,

●672 detenciones arbitrarias en contra de manifestantes,

●136 intervenciones violentas por parte de la fuerza pública,

●14 víctimas de agresión en sus ojos

●18 casos de disparos con arma de fuego por parte de la policía.

La violencia policial reiterada y sistemática, esta sin control des de hace rato, es fruto de la militarizacion del Estado colombiano, señala uno de los voceros de la Temblores.

Esta nueva victoria de la lucha del pueblo colombiano alienta a continuar la lucha.