Por Remo Cornejo Luque

El triunfo de la batalla de Pichincha del 24 de mayo de 1822, sellaría la independencia del Ecuador ante el coloniaje español.

200 años después, los trabajadores, pueblos y nacionalidades indígenas siguen levantando sus voces y puños firmes para liberarse de las políticas lesivas impuestas por un gobierno alfombra del FMI.

Con el ejemplo de los próceres de la batalla de Pichincha y de muchos luchadores populares que han ofrendado su vida en la época republicana por causas justas, las organizaciones sociales, como la UNE, levanta la defensa de los intereses de toda la comunidad educativa. La UNE, con altivez, unidad y lucha, pudo ser el primer sindicato de nuestro país que logra una importante victoria para su sector y derrota al gobierno neoliberal de Lasso.

La lucha fue larga y dura, de mucha convicción y resistencia.

Recordemos que la Ley Orgánica Reformatoria a la Ley Orgánica de Educación Intercultural se publicó́ en el primer suplemento del Registro Oficial No. 434, el 19 de abril de 2021 y el 20 de mayo, un mes después, la Corte Constitucional (CC) decidió admitir a trámite la acción de inconstitucionalidad planteada por el IESS y un enemigo del magisterio. La CC como medida cautelar suspendió la vigencia de la Ley Orgánica Reformatoria a la Ley Orgánica de Educación Intercultural.

Este hecho motivo a que el 12 de julio se declare la primera huelga de hambre que duró 32 días. El 11 de agosto, la CC levantó las medidas cautelares y declaró la constitucionalidad de todas las reformas a la LOEI y suspendió 5 artículos relacionados a la jubilación especial y equiparación salarial. Para subsanar dichos artículos se otorgó 6 meses al Legislativo y al Ejecutivo.

Durante esos 6 meses la lucha del magisterio continuaba, jamás la UNE silenció su voz ni bajó los brazos. No obstante, el 13 de abril el presidente Lasso, anunció su objeción total a la equiparación salarial.

El 3 de mayo, se declara la segunda huelga de hambre en Quito y Guayaquil, para exigir que la CC convoque a audiencia pública misma que se hizo el 12 de mayo, donde el Gobierno se quedó solo, frente a 22 Amicus Curiae presentados. La CC falló a favor del magisterio, la equiparación salarial es una realidad, es una victoria del pueblo, de la comunidad educativa, del magisterio, de la UNE.

Los 19 días de huelga de hambre han servido para el beneficio de todos los maestros, los que lucharon con conciencia y los inconscientes que se quedaron en casa; los que se solidarizaron y los que no dieron ni una botella de agua para sostener las huelgas de hambre; los altivos y valerosos unionistas y los amarradores, inconsecuentes, mercaderes de la educación, los de la RED. Todos ganaron, pero todos saben que el protagonista principal fue la UNE.

¡Sin lugar a dudas, la UNE es un ejemplo a seguir para hacer prevalecer los derechos del pueblo!