Por Redacción Opción

El juicio popular a Richard Martínez, ministro de Finanzas, del gobierno de Lenin Moreno, se realizó el día lunes 15 de junio en la explanada de la Plataforma Gubernamental Norte, el evento fue organizado por el Frente popular y varias de las organizaciones sociales del país.

La presentación de los cargos  contra el ministro Martínez, estuvieron a cargo de Scarlett Tamayo, presidenta de la FESE, de Isabel Vargas Torres, presidenta de la UNE, Cristina Cachaguay, presidenta de Mujeres por el Cambio, de Luis Aguirre por la FEUE y de  Giovanni Atarihuana, por Unidad Popular

El juicio popular,  es un recurso de lucha que usan las organizaciones populares para llevar adelante la condena moral y política contra aquellos personajes que afectan los intereses y los derechos de los sectores populares, que violan derechos humanos, que sus medidas afectan las condiciones de vida de toda la población o de segmentos importantes de ella. Es una acción pública donde se presentan los cargos ante un tribunal popular formado para la ocasión.

Giovanni Atarihuana, es u presentación de cargos dijo que Richard Martínez, “debe ser destituido porque su política ha significado decenas de miles de despidos de empleados públicos, que ahora pretende arrebatar los sueldos de las maestras y maestros y de los servidores públicos, que ha pretendido truncar los sueños de la juventud al recortar el presupuesto universitario, que pone en riesgo el derecho de los niños, las niñas y los jóvenes al recortar casi mil millones de dólares del presupuesto general de la educación. Ese tipo de personajes merecen el repudio del pueblo, señaló.

“Richard Martínez representa una política antipopular, entreguista a los intereses del FMI, del capital extranjero y de los tenedores privados de la deuda externa”, añadió  “Él es el responsable junto al gobierno de la muerte de más de 20 mil compatriotas, que durante la pandemia no recibieron comida ni medicina. Él debe responder por 20mil vidas de hombre y mujeres, porque durante los meses de marzo y abril, pagó. No trecientos, no setecientos. Pagó más de dos mil millones de dólares que debieron haberse invertido en salud, en comida, en medicinas para el pueblo ecuatoriano”, finalizó.

Richard Martínez, es el más conspicuo y moderno representante del neoliberalismo, de los intereses de los grandes empresarios, de las cámaras empresariales y del Fondo Monetario Internacional FMI, ha mostrado una lealtad a toda prueba a los intereses extranjeros, a la banca internacional y nacional, a ese pequeño grupo de multimillonarios tenedores de bonos de deuda. Martínez, constituye un peligro para los interese del país, por sus antecedentes y práctica es uno de los elementos más nocivos para los interese de los trabajadores y los pueblos del Ecuador. Las medidas por él adoptadas, están  por encima de toda legalidad, ha usado y abusado de los estados de emergencia, para favorecer los intereses de a quienes representa, ha irrespetado el orden jurídico establecido,  ha subvertido las decisiones de organismos como la Corte Constitucional. Es un enemigo del pueblo, sus políticas han significado  el despido de cerca de 200 mil trabajadores, la muerte de miles de hombre y mujeres del pueblo, su permanencia en ese ministerio solo augura el agravamiento de la crisis humanitaria, de la situación de catástrofe que vive el país.

El tribunal instalado para el juico popular, lo declaró culpable y exigió su inmediata destitución.